Terapia antienvejecimiento

TERAPIA ANTIENVEJECIMIENTO CON PRP:

FACTOR DE CRECIMIENTO PLAQUETARIO

El envejecimiento de la cara y cuello se manifiesta por una pérdida del espesor y la elasticidad de la piel con disminución de las fibras de elastina y colágeno, así como de la densidad del ácido hialuronico. La piel de las mejillas cuelga, se acentúan los surcos nasogenianos, se descuelga y se arruga la piel del cuello produciéndose a veces una papada por acúmulo de grasa, se desdibuja la línea mandibular, aparecen arrugas en el cuello y frente.
El Plasma Rico en Plaquetas o PRP  es una de las más modernas técnicas de regeneración celular, basado en las propiedades de una sustancia maravillosa llamada Factor de Crecimiento (FC). Es el responsable del reclutamiento de Células Madres Periféricas  y el "despertar " la reproducción celular conocida como Mitosis. Los factores de crecimiento son necesarios para la curación de heridas, la reparación y la inflamación. Estos procesos son importantes para la regeneración de tejidos. Mediante la inyección de PRP en la piel, se está inyectando factores de crecimiento en la piel.

ES EL TRATAMIENTO MÁS PERSONALIZADO QUE EXISTE, PUESTO QUE EL MATERIAL CELULAR ES OBTENIDO DEL PROPIO PACIENTE POR LO QUE NO PUEDE DARLE REACCION

Las plaquetas son fragmentos de células que circulan por el torrente sanguíneo. Cuando las plaquetas se hacen conscientes de la lesión, se adhieren al sitio de la lesión y liberan los productos químicos que están almacenados dentro de ella. Estos productos químicos incluyen: PDGF (factor de crecimiento derivado de plaquetas), TGF-beta (factor de crecimiento transformante beta), FGF (factor de crecimiento fibroblástico), IGF (Insulin-like Growth Factor tipos 1 y 2), VEGF (factor de crecimiento vascular endotelial), EGF (factor de crecimiento epidérmico), interleuquinas, KGF (factor de crecimiento de queratinocitos), factor de crecimiento de tejido conectivo, y posiblemente de otros factores de crecimiento todavía por descubrir también.

Cuando se liberan los factores de crecimiento, esto conduce a una cascada de acontecimientos celulares lleva a la reparación celular y tisular. Y esto conducirá a rejuvenecimiento de la piel cuando se inyecta en la MISMA.

REJUVENECIEMINTO FACIAL con plasma rico en plaquetas

La sangre se compone de cuatro componentes principales: glóbulos rojos, glóbulos blancos, plasma y plaquetas. Si tomamos una muestra de sangre, se pueden filtrar los glóbulos rojos y los glóbulos blancos del plasma. En el filtrado de plasma, podemos identificar el área con la mayor cantidad de Plasma Rico en Plaquetas y utilizarlos para su beneficio. Las plaquetas están implicadas en la reparación de heridas y lesiones. Cuando hay una lesión, las plaquetas son atraídas al sitio de la herida donde se comienzan a liberar su contenido para ayudar a sanar y reparar tejidos. El PRP, por lo tanto, contiene plasma con un concentrado Rico en Plaquetas.

¿Cómo es inyectado el PRP y penetra en la piel?

El proceso de reinyección de PRP dura alrededor de una hora de principio a fin. En primer lugar, tomar una muestra de sangre.

SE extrae una jeringa llena de sangre y la anticuagulamos en un tubo de ensayo. Colocamos el tubo de ensayo en una centrífuga. La centrifugadora hace girar la sangre y la separa en sus partes constituyentes, proceso que tarda 20 minutos. Mientras esperamos al centrifugado se aplica crema anestésica sobre la zona a tratar: toda la cara, el cuello y escote.

Una vez que la centrífuga s ha separado de los componentes de la sangre, se obtiene una parte roja que contiene las células rojas de la sangre y otra que es un líquido de color paja claro llamado plasma.

Las plaquetas se extraen del tubo de ensayo y se preparan para su posterior inyección en la piel. Ya en este momento la piel ha sido anestesiada por la anestesia tópica y esto nos permite inyectar el PRP con relativa comodidad. PRP se inyecta en cantidades diminutas  debajo de sólo la dermis de la piel.

Desde la aplicación del PRP vemos los resultados en el transcurso de unos 21 días. A medida que pasan las semanas, los factores de crecimiento comienzan a trabajar en la piel y vemos que la piel se hace más gruesa, con una mayor cantidad de colágeno, fibras elásticas y de ácido hialurónico  a nivel de la dermis. Hay un incremento en el suministro de sangre a la piel como nuevos canales vasculares que se abren, y todos estos procesos juntos ayudan a rejuvenecer la piel internamente.

Se observa una piel más brillante, luminosa, más lozana. En definitiva más joven.